MITO: A LOS POLLOS LES INYECTAN AGUA PARA HACERLOS JUGOSOS

La nueva ocurrencia que involucra al sector avícola no podría ser más incierta, una noticia que ha sido repetida hasta el cansancio con el fin de hacerla parecer verídica.

Las fuentes de información de este mito provienen de videos «filtrados» en diferentes medios, donde personas aparecen inyectando líquidos a los pollos bajo el pretexto de darles sabor y jugosidad a su carne. No solo eso, existen artículos que detallan el procedimiento y describen las diferentes sustancias que son añadidas. Desde inyectar agua con sal para hacerlos jugosos, hasta concentrados de caldo, limón, especias y jarabe de maíz para darles sabor.

¿Cómo inició esto? Se cree que el mito de inyectar líquidos responde a las necesidades de los productores avícolas de hacer que el pollo retenga el agua durante su traslado y preparación; aunque también pareciera estar relacionado con el hecho de que la carne tiende a perder muchos de sus jugos naturales al momento de cocinarse.

Parte del compromiso que tiene Pollo Pepe con sus clientes es ofrecer pollos 100% saludables y sin algún aditivo que altere su sabor o su carne; es por eso que, desde pequeños, todos nuestro pollos son alimentados con una dieta rica en minerales para así asegurar su sano crecimiento. Además, nuestro proceso de marinado, con el cual logramos que el pollo esté jugoso hasta los huesos, ha permanecido intacto desde 1979: sin sustancias inyectadas que alteren su sabor.
Puedes tener por seguro que cada que vengas a Pollo Pepe estarás comiendo un pollo con los más altos estándares de calidad y sin procesos dañinos que alteren tu salud o la de tu famila.