5 CONSEJOS PARA EVITAR LA CONTAMINACIÓN DEL POLLO

Aunque los beneficios de la proteína de pollo son innumerables, la carne en su estado crudo puede ser perjudicial para la salud de toda tu familia si no se maneja de manera correcta. Estos son algunos consejos que te ayudarán a evitar que las bacterias del pollo crudo contaminen tus alimentos ni el lugar donde los preparas.

1. No dejes el pollo a temperatura ambiente. El calor favorece a la aparición de bacterias, por lo que te sugerimos mantenerlo en refrigeración hasta el momento de cocción.

2. Al refrigerarlo asegúrate de hacerlo con precaución. Procura que sus jugos no goteen pues podrían contaminar tus demás alimentos almacenados. Coloca un recipiente debajo para contener cualquier líquido.

3. No laves el pollo. Esta es una práctica muy común entre cocineros; sin embargo, hacerlo puede causar que las bacterias se esparzan con mayor rapidez por toda tu cocina. Evítalo y mejor cocínalo a una temperatura adecuada para eliminar cualquier rastro de contaminación.

4. Lava tus manos después de preparar el pollo. Al entrar en contacto con él, tus manos pueden convertirse en un foco de bacterias que después se pasarán a todo aquello que toques. Maneja el pollo siempre con cuidado y procura limpiar cualquier superficie.

5. Ten cuidado con todo lo que toque el pollo crudo. No estamos siendo alarmistas, si utilizas los mismos utensilios con los que preparaste el pollo para preparar otros alimentos, es muy probable que estos se contagien. Lo mismo sucede con las superficies, por lo que te recomendamos lavar todo muy bien después de preparar esta carne.

Tu salud y la de tu familia nunca deberían estar en juego. Recuerda siempre comprar carne de fuentes confiables y seguir los procedimientos de cocción adecuados para evitar enfermedades. Quizá seguir estos consejos pueda parecer tedioso al inicio, pero con el tiempo los harás de manera inconsciente.